Archivo del sitio

Canta El Rapero de Tlapa hip hop en mixteco con contenido social desde La Montaña

“Soy un rapero de La Montaña que no te engaña… este es el encuentro del mixteco, nahuatleco, tlapaneco… la voz de la montaña es la que me anima… nunca voy a caer en la prisión, no discriminar a nuestra propia región… le pido a mi señor Jesucristo que les de su bendición…”

Gonzalo Candia Moreno, es un joven de origen mixteco que rima en castellano y ñu savi desde hace varios años. Entrevistado en su pequeña peluquería El Rapero, cerca del mercado nuevo de la colonia Aviación, recuerda que en la primaria le gustaba el rap y participaba en eventos pequeños en su escuela como el festejo a las madres el 10 de mayo.

A finales de los noventa, unos chavos del gabacho trajeron a Tlapa discos de rap que le llamaron la atención, después de la secundaria decidió migrar a los Estados Unidos, a Irvington, New Yersey donde vería a boricuas, colombianos, bolivianos, latinos en acción; “a toda la raza que estaba rapeando y las bolitas en las esquinas”.

De regreso a Tlapa, comenzaría a rimar componiendo canciones en castellano y un tema en su lengua originaria, en la que rechaza ser tachado de criminal, la discriminación y promueve el movimiento hip-hop sin olvidar sus raíces.

Su esposa lo observa, tiene a su hijo de diez meses en los brazos, Gonzalo viste con ropa holgada y tiene varios tatuajes, en uno de ellos pide perdón a su madre por errores cometidos. Ella le ayuda a escribir las canciones y también canta.

“Cuando saque la canción en mixteco me anime porque se ve ahora que está yendo un poco más lejos, pienso que le entraré más duro a la música, en 2009 saqué la rola en ñu savi, ya son tres años; no se escribir en mi lengua pero busco ayuda, sí lo hablo” reitera y adelanta que está escribiendo otra canción en su lengua, el tema será la muerte de un amigo, espera que a “la raza” le guste.

El joven se siente orgulloso de lo que está haciendo, asegura que le está animando que su música se esté escuchando por lo que seguirá haciendo más rolas en su lengua originaria y en castellano.

De la familia, comentó que uno de sus hermanos aún vive en los Estados Unidos, su papá es maestro originario de Ocoapa y su madre de Santa Cruz, ambas comunidades del municipio de Copanatoyac, ellos llegaron después a vivir a la colonia Santa Anita, en Tlapa, donde el rapero nació.

“Tu eres de donde naces, no niego de donde son mis padres, son de Ocoapa y Santa Cruz, yo soy de Tlapa, Guerrero”, declara. Sobre la vestimenta y ropa que usan los jóvenes, Gonzalo afirma que el vestuario no tiene que ver con lo quien es uno mismo, de como se porte en la vida, sí se es duro la vida será dura, la violencia viene de uno mismo, “como dice un compa, si siembras cosas buenas cosecharás cosas buenas”, aconseja.

El rapero de Tlapa trabaja por la mañana en una tortillería y por las tardes en la peluquería, cuestionado respecto a qué futuro querría para su hijo y los demás niñas y niños de La Montaña, dice que espera sean alejados del alcohol y la droga cuando crezcan, ya que “el alcohol destruye a la raza, es la droga más fuerte que genera más accidentes”.

De los jóvenes, lo mejor sería ver que logren ser buenas personas y no se vayan chueco, por eso la importancia de cuidar a los niños que vienen creciendo si uno ya vivió la experiencia ser un buen ejemplo y tratar de no caer en cosas malas, aseguró.

El pasado viernes, acompañado de su esposa y su cuñada, quienes también riman, y Kukulkan sonido se presentó durante el cierre de los festejos por el primer viernes de cuaresma en la cabecera municipal, donde habitan indígenas me´phaa en Malinaltepec.

En esta fiesta hubo bandas de viento de varias comunidades del municipio, se entregaron premios para deportistas que participaron en competencias de basquetbol y voleibol culminando con el ballet folclórico Xochiscóatl de la ciudad de Tlapa, fuegos artificiales y dos castillos de pirotecnia, sin olvidar las distintas danzas tradicionales, la mayor parte de la fiesta se desarrolló sin el suministro público de energía eléctrica.

“no se cómo explicarte las cosas pero te digo lo que tengo en la mente y en el corazón” dice con una seña. En Tlapa, hay varios jóvenes que riman y otros más conocidos como bboys que bailan breakdance en el centro de la ciudad, otros tiene la inquietud por el graffiti. Sin embargo, hay también muchos jóvenes que diariamente son encontrados por la policía inhalando solventes químicos o en estado de ebriedad, hacen falta más programas para los jóvenes y prevención de adicciones, concluye.

Fuente: El Sur

Anuncios