Archivo del sitio

Denuncian trata de blancas en la región de la Montaña de Guerrero

De acuerdo al Centro de Derechos Humanos de Tlachinollan las redes que operan este delitos incluyendo explotación sexual, actúan en algunos casos bajo la protección de autoridades.

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan denunció que en la región Montaña todavía operan redes de delincuentes dedicados a la trata y explotación sexual de personas, en algunos casos con la protección de las autoridades.

En un comunicado emitido este 29 de febrero, el organismo informó que el 7 del presente, alrededor de las 7:30 de la mañana, cuando la joven Patricia Campos Muñoz iba a la telesecundaria de Lomazoyatl, municipio de Alcozauca fue interceptada por dos personas que iban a bordo de una camioneta negra, tipo lobo con vidrios polarizados, de la cual descendió un sujeto quien le tapó la boca para que no gritara, llevándosela con rumbo desconocido hacia la carretera Tlapa-Metlatónoc.

Los habitantes de Lomazoyatl instrumentaron un operativo de búsqueda pero ya no la encontraron, por lo que interpusieron la denuncia ante el Ministerio Público de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar de Tlapa.

Tlachinollan asegura que el fenómeno no es nuevo en las comunidades indígenas de la zona, el 2009 las menores Flora Saldaña Aparicio, Esperanza Marcelino Lara y Herminia Apolinar Flores, oriundas de la comunidad de Ixtlahua Roja, Municipio de Atlixtác, fueron sacadas de su casa con engaños y posteriormente las vendieron para prostituirlas y utilizarlas para trabajos domésticos sin remuneración.

El Centro de Derechos Humanos sostiene que en ese caso las autoridades investigadoras nunca actuaron con diligencia, las menores aparecieron no por la eficacia de la policía, sino por la búsqueda incansable de sus propios familiares.

La forma en que se levaron a Patricia Campos Muñoz, de acuerdo a Tlachinollan es una muestra de que las redes que se dedican a la trata de personas operan impunemente en la Montaña, incluso con la complacencia de las autoridades.

“ A más de más de veinte días, Patricia sigue desaparecida y las autoridades encargadas de la investigación conducen el caso con omisiones, irregularidades y lentitud. Pese a que los familiares ya hicieron un señalamiento contra los responsables y de que está ubicado el lugar donde se encuentra la menor, pero el Ministerio Público y la Policía ministerial sospechosamente se niegan a actuar”, apuntó.

El organismo indicó que la condición de pobreza, de mujer e indígena hace a las habitantes de la Montaña vulnerables ante los grupos de delincuentes que las utilizan como mercancía, por eso pidió la intervención de instancias nacionales e internacionales para que tomen nota del asunto.

Anuncios